Rodrigo Facundo

Febrero de 1995

 

Rodrigo Facundo es uno de los nombres nuevos en el arte colombiano que con mayor penetración y sensibilidad ha propuesto sus trabajos. Siempre problematizando no sólo con la solución que da a sus argumentos sino con los medios diversos que elige para materializar sus oportunas ideas.

La obra de Rodrigo Facundo ha procesado las imágenes buscando diversos caminos para con­mover al espectador. Se ha valido de arcilla, parafina, fotografía, impresos, papel y objetos varios, para generar un repertorio poético y evocador. Su obra resulta en primera instancia nostálgica y con apariencia romántica, pero está cargada de comentarios sobre lo dramático y conflictivo, aspectos que son tratados como argu­mentos fundamentales en el hilo conductor de sus planteamientos.

Ahora podremos enfrentarnos en esta su primera exhibición en la ciudad, a un trabajo que decanta toda su producción anterior y que invita nueva­mente al espectador a contemplar situaciones reflexivas. Rodrigo Facundo se apropia de imáge­nes y objetos para proponer datos y señales especialmente conmovedoras que se localizan en prendas, muebles e imágenes fotográficas como una fuente de evocación.

Esa múltiple mirada sobre acción paralela y su voluntad permanente de no encasillarse en un estilo premeditado, vuelven a señalar su predilec­ción por caminos tanto inconformes como críticos.

Al observar su instalación con diversos materiales como vehículos expresivos, la concentración en la imagen simbólica potencializada hace nueva­mente énfasis en el desasosiego y la ansiedad que caracterizan al ser humano y que Rodrigo Facundo sabe oportunamente captar e ilustrar.

 

Miguel González